Radiografía de los presupuestos participativos en Madrid

En mayo de 2015, la confluencia de iniciativas políticas y ciudadanas agrupada bajo la marca Ahora Madrid llegaba al Gobierno de la capital. Entre sus propuestas programáticas se incluía traer a la ciudad la fórmula de presupuestos participativos, una idea nacida en Porto Alegre en 1989 que se ha ido extendiendo por el mundo y que permite que los ciudadanos decidan directamente, mediante un proceso de presentación, selección y votación de proyectos, el destino de una parte del Presupuesto.

El Gobierno de Ahora Madrid quiso subirse al podio mundial desde la primera convocatoria de propuestas, situando la cantidad destinada al nivel de las ciudades más ambiciosas pero sin entrenamiento previo. Las dificultades de gestión y los problemas con el Ministerio de Hacienda en 2017 no les llevaron a replantearse la dimensión de la iniciativa.

La ejecución de proyectos se ha acelerado en la segunda mitad de 2018 y comienzos de 2019 con respecto a lo ocurrido en 2017, pero el cuello de botella creado, unido a que se siguen aprobando nuevas propuestas cada año, ha generado una enorme bolsa de proyectos sin ejecutar.

El Gobierno de Ahora Madrid ha ido mejorando la fórmula, se han reducido las quejas desde las áreas, aseguran desde Participación Ciudadana, y se ha asumido la necesidad de cooperar.

Esta es la radiografía de lo ocurrido.